Reiki

 
Reiki es un sencillo sistema para curar por imposición de manos. Surgió del budismo tibetano, se enseñó y se practicó en la India, Egipto y el Tibet y sus orígenes son ancestrales. Se re-descubrió a partir de la investigación y experiencia de antiguos sutras sánscritos.
Conecta con tu Naturaleza
Durante mucho tiempo el Reiki se ha practicado en Occidente de forma secreta. En estos últimos años se ha popularizado de una forma espectacular tanto por sus fantásticos resultados terapéuticos como por lo asequible que resultan los cursos formativos y los tratamientos curativos de un experto. En cualquier manual de Reiki nos podemos informar de sus aplicaciones más generales que van desde un ligero dolor de cabeza hasta enfermedades más serias.
La enfermedad se puede entender como una herramienta de nuestra alma, que nos ayuda a encontrar errores y a impedir equivocaciones y daños mayores. Cuando por motivos externos o internos se impide que el KI (Energía vital también llamada Ch’i o Qi) fluya correctamente, aparecen bloqueos o trastornos y la persona enferma. Así, cualquier enfermedad es un bloqueo o un trastorno del flujo correcto del KI.
La persona iniciada en Reiki dispone, por un lado, de una alineación energética con una fuente de Energía vital y, por otro, de los chakras del centro de las manos activados de tal forma que puedan pasar toda la energía necesaria para equilibrar su propia energía y la de los demás.
Es sorprendente la gran cantidad de experiencias contadas en todo el mundo que hacen referencia a curaciones de todo tipo de enfermedades, en especial las relacionadas con el mundo emocional y sutil, gracias a este sistema de imposición de manos.

 

Nuestros clientes dicen:
  • Esta experiencia ha sido inolvidable–Manuel G.

  • Este lugar transmite enrgía positiva –Dolores O.

  • Corregir la postura me ha ayudado a ser más feliz–Carlos M.